Show simple item record

dc.creatorGuadamuz-Brenes, Saúl
dc.date2013-10-16
dc.date.accessioned2015-03-23T22:00:20Z
dc.date.available2015-03-23T22:00:20Z
dc.identifierhttps://revistas.tec.ac.cr/index.php/investiga_tec/article/view/1525
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/2238/5143
dc.descriptionUnos 9200 millones de años después del big bang, nuestro planeta llegó a existir [1, 2] y como si de un nuevo bebé en la familia cósmica se tratase, desde su mismo nacimiento recibió una calurosa bienvenida:  aproximadamente 1368 W/m2 de parte de su hermano mayor el Sol, repartida, al momento de llegar a la parte superior de la atmósfera, en50% de radiación infrarroja, 40% de luz visible y 10% de radiación ultravioleta. Pero para permitir la vida como la conocemos, después de pasar por la atmósfera terrestre se ha filtrado un 70% de la radiación ultravioletay la energía se ha atenuado a unos 1000 W/m2.[3]
dc.formatapplication/pdf
dc.languagespa
dc.publisherInstituto Tecnológico de Costa Rica
dc.relationhttps://tecdigital.tec.ac.cr/servicios/ojs/index.php/investiga_tec/article/view/1525/1418
dc.sourceInvestiga.TEC; Núm. 18 (2013); pág. 6-9
dc.source1659-3383
dc.titlePlasma: ¿qué es y para qué se utiliza?
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/article
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/publishedVersion
dc.typeArtículo revisado por pares


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item.

This item appears in the following Collection(s)

  • Investiga.TEC [359]
    Es una revista que se publica tres veces al año

Show simple item record