Show simple item record

dc.contributores-ES
dc.creatorMurillo-Gamboa, Olman
dc.creatorSalas-Rodríguez, Alexis
dc.creatorMurillo-Cruz, Rafael
dc.creatorÁvila-Arias, Carlos
dc.date2016-04-21
dc.date.accessioned2017-09-19T20:36:44Z
dc.date.available2017-09-19T20:36:44Z
dc.identifierhttp://revistas.tec.ac.cr/index.php/kuru/article/view/2551
dc.identifier10.18845/rfmk.v0i0.2551
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/2238/7830
dc.descriptionSe investigaron durante 15 meses (desde los 2,7 años de edad hasta 3,95 años) tres plantaciones clonales de Gmelina arborea en el Pacífico sur del país, afectadas por la pudrición del tronco. Todos los árboles dentro de cada plantación fueron evaluados a los 2,7 años de edad, de acuerdo con las cinco categorías de grado de severidad de la pudrición del tronco. Las plantaciones fueron raleadas en un 45% a los 2,7 años de edad con criterio fitosanitario y silvicultural, donde se eliminó todo árbol con algún vestigio visible de la enfermedad. A los 5,5 meses (3,15 años) y 15 meses (3,95 años) después se volvió a valorar la severidad a todos los árboles presentes. Los análisis reportan la existencia de un patrón definido que sugiere a menor clase diamétrica y posición sociológica, mayor incidencia y severidad de la enfermedad. A los 15 meses posterior al raleo, la tasa de incidencia registró un avance de 2,25% mensual de los árboles hasta afectar a más del 35% de la población. El patrón de incidencia sigue una función exponencial, a mayor grado de severidad, mayor velocidad de progreso de la enfermedad. Los análisis permiten estimar que una plantación susceptible a la enfermedad podría registrar una tasa de incidencia de un 3,5% mensual, o bien, un 40% anual. Si se analiza la tasa crítica de avance de la enfermedad, basada solamente en los individuos con categorías de severidad 3, 4 y 5, el avance es de un 15% anual (1,25% mensual). Se propone un régimen de raleos anual, alternando entre raleo fitosanitario y silvicultural, que inicie entre los 18 a 24 meses, para lograr un manejo oportuno de la enfermedad. Los raleos fitosanitarios no deben ser inferiores a un 15% de la población remanente. La investigación encontró evidencia de la posible existencia de material genético con algún grado de tolerancia a la pudrición del tronco. Futuras investigaciones podrán profundizar en este aspecto, ya que el uso de material genéticamente tolerante debe ser una de las bases del manejo integrado de esta enfermedad, junto con mejores prácticas de preparación y manejo del suelo, control de gramíneas, entre otras.es-ES
dc.formatapplication/pdf
dc.languagespa
dc.publisherEditorial Tecnológica de Costa Ricaes-ES
dc.relationhttp://revistas.tec.ac.cr/index.php/kuru/article/view/2551/2341
dc.rightsCopyright (c) 2016 Revista Forestal Mesoamericana Kurúes-ES
dc.sourceRevista Forestal Mesoamericana Kurú; Vol. 13, Núm. 32 (2016): Volumen especial - Gmelina arborea; pág. 40-50es-ES
dc.source2215-2504
dc.subjectes-ES
dc.subjectGmelina arborea; patología; Pacífico sur; Costa Rica; silvicultura clonal; manejo integrado de enfermedades;es-ES
dc.titleTasa de avance de la pudrición del tronco en melina Gmelina arborea Roxb. y posibilidades de manejoes-ES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/article
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/publishedVersion


Files in this item

FilesSizeFormatView

There are no files associated with this item.

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record